Magnum
Existen botellas de vino más grandes de lo normal. La más utilizada es la botella Magnum, que tiene capacidad para litro y medio de vino, es decir, el doble que una botella normal. Pues bien, uno de los temas que más interés suscitan entre los nuevos aficionados al vino es el de este formato. ¿Por qué botellas tan grandes? Bueno, pues existen mo...
Existen botellas de vino más grandes de lo normal. La más utilizada es la botella Magnum, que tiene capacidad para litro y medio de vino, es decir, el doble que una botella normal. Pues bien, uno de los temas que más interés suscitan entre los nuevos aficionados al vino es el de este formato. ¿Por qué botellas tan grandes? Bueno, pues existen motivos de sobra... Pensad en el vino como un conjunto de partículas. Una partícula ha estado en contacto con el hollejo (piel) de la uva, y adquirido parte de sus propiedades. Otra ha estado en la barrica junto a la madera, y tomado sabor de ella. Otra viene de una viña más joven, y tiene menos aromas. E incluso hay alguna que viene de una uva algo pasada, y tiene un sabor más dulce... Cuando el vino se embotella, esas partículas se van mezclando, hasta que todas terminan siendo iguales. Es cuando se dice que un vino se ha "afinado" en la botella. Si la botella es pequeña, es más difícil que todas las partículas estén representadas: si en una botella sólo cupieran 3 partículas, una de las que hemos mencionado no estaría presente en el vino. Así, cuanto más grande sea la botella, más partículas distintas formarán el vino y más completo será su sabor. Eso también quiere decir que cuanto más grande se la botella, más tiempo hará falta para que se "afine" (o redondee) en la botella. Por eso, normalmente, los vinos en botella Magnum salen a la venta un año después que los vinos de la misma cosecha embotellados en botella normal. Pero el proceso, al ser más lento y reposado, ofrecerá un resultado mejor, más perfeccionado.
Más

Magnum No hay productos en esta categoría.